16.5.07

Una invitación a descubrir nuestra multidimensionalidad

Ya es una realidad en Chile. Después de más de dos años de arduo trabajo abrimos dos sucursales del Banco del Tiempo en la comuna de Peñalolén. En su primer día de funcionamiento se inscribieron 30 personas dispuestos a compartir con sus vecinos y comunidad simplemente su tiempo y habilidades.

Quién diría, que en Santiago, ciudad cada día más agresiva e individualista, donde sus habitantes viven jornadas de trabajo extenuantes, a lo que ahora se suma el tortuoso desplazamiento diario, existen personas que están dispuestas a organizarse y compartir con sus vecinos ese bien escaso : su tiempo.

Tengo el convencimiento y la certeza que este proyecto va a mejorar la calidad de vida de los barrios, no tan sólo porque los vecinos compartirán sus habilidades y servicios sino también porque será un lugar de intercambio de experiencias, conocimientos y sueños. Cuando dos seres humanos se encuentran, se miran y se conocen, necesariamente van a suceder cosas positivas para ellos y para la comunidad donde viven. Caídos las barreras y los prejuicios, nacen el respeto y la organización.

En cada país donde han nacido los Bancos del Tiempo han sido adaptados a las necesidades propias de esas comunidades. En España surgió como una herramienta para conciliar la vida laboral y familiar de la mujeres; en Inglaterra para incorporar a los inmigrantes a sus barrios; en Estados Unidos, para ayudar a las personas de la tercera edad. En Chile el Banco del Tiempo sin duda se ira adaptando a la realidad de cada barrio y tendrá sus propios objetivos; sin embargo, el que más me entusiasma y motiva es el que he ido descubriendo después de muchas conversaciones. El Banco del Tiempo es un medio para que las personas descubran que no sólo somos lo que hacemos diariamente en nuestros trabajos, sino que tenemos otras dimensiones que podemos develar y compartir con los otros. Quizás éste sea el momento que estábamos esperando para comenzar y a atrevernos. La invitación está lanzada.

Mauricio Dorfman
Director Ejecutivo
ONG CIVICA

1 comentario:

Osvaldo Varas dijo...

Muchísimas felicitaciones por este proyecto que ya se hizo realidad. Realmente es una de las mejores iniciativas que he visto en el último tiempo y que va a tener un impacto en la vida diaria de las personas, recuperando lazos que existieron alguna vez entre los vecinos de una comunidad, cuando este mundo era menos acelerado e individualista.

Mucho éxito y felicitaciones a la ONG Cívica